El tiempo por Tutiempo.net

Los médicos informan que una lata de gaseosa puede ser muchísimo más dañina que fumar. Aumenta el peso y produce un 85% de riesgo en los diabéticos.

Según recientes estudios médicos indican que tomar una lata de gaseosa (Ej.: Coca-Cola) aumenta el peso de una persona hasta en 6kg por año y hasta en un 85% más el riesgo de diabetes, pues todas las gaseosas contienen un exceso de azúcar y fructuosa.
La fructuosa que en el siglo pasado sólo se consumían 15g por día provenientes de frutas y, hoy en día se llegan a consumir 135g diarios en forma de bicarbonato en las gaseosas, incluyendo Pepsi-Cola y Coca-Cola, lo que es altamente riesgoso teniendo en cuenta que los niños son los principales consumidores, principalmente atraídos por la publicidad.
Por esto es que se llega a conclusiones alarmantes como que en ciertos aspectos puede ser más dañino consumir gaseosas que fumar.
Obviamente, nadie haría campañas alentando el tabaco, pero las fábricas de gaseosas constantemente publicitan sus productos como inofensivos, cuando pueden perjudicar la salud de los consumidores aumentando las posibilidades de contraer muchas más enfermedades.
Lo que sería inofensivo, serían 15g diarios de fructuosa, pero hoy en día se están consumiendo un promedio de casi 20% más de lo necesario, como lo muestran los estudios de fructuosa y glucosa realizados en marcas como Pepsi-Cola, Coca-Cola o Sprite que llegan hasta un 65% .
Se ha comprobado que las dietas altas en azúcares y gaseosas endulzadas, provocan que se libere mayor cantidad de insulina y esta lleva al cerebro a segregar niveles más altos de glutamato, lo que causa depresión, ansiedad y hasta ataques de pánico.
El Journal of Abnormal Psychology, en 1985 publicaba un estudio en el que se indicaba que la reducción de azucares en las dietas impactaba positivamente en las emociones de las personas.
Sustentando esta publicación, “Los Angeles Probation Department Diet-Behaviour Program, en: An Empirical Analysis of Six Institutional Settings”, que se publicara en 1983, muestra los resultados de los estudios realizados a delincuentes juveniles a quienes al proporcionarles dietas bajas en azucares, se les redujo el comportamiento anti social.
Por lo tanto, se realizaron nuevos estudios controlando género, edad, raza, consumo de alcohol y tabaco, los que confirmaron un incremento del 15,9% en las probabilidades de cometer delitos y agresiones, al consumir bebidas gaseosas diariamente.
Atento a los informes y análisis realizados, indican que: “Existe una relación significativa entre las bebidas refrescantes y la violencia. Puede haber una relación directa de causa y efecto, tal vez debido al azúcar o al contenido de cafeína de las gaseosas, o puede haber otros factores, que no encontramos en nuestro análisis, pero el alto consumo de refrescos y la agresión están relacionados”.

Estadísticas

4869895
Hoy:
Este Mes:
3902
129825

25-07-2021

 ¡Consulte aquí dónde
retirar su ejemplar!