El tiempo por Tutiempo.net

Tras idas y vueltas el Gobierno Nacional, en conjunto con las provincias, dictaminó la vuelta a la Fase 1, pero con otro nombre “confinamiento” de aislamiento debido a la cantidad de aumento de casos de Covid-19.

El pasado jueves, 20 de mayo, el presidente de la Nación Argentina, Alberto Fernández, en cadena nacional dictaminó la vuelta a Fase 1, aunque le cambio el nombre, debido al gran incremento de casos que viene habiendo y a la falta de camas de terapia intensiva en los hospitales y sanatorios .
Este nuevo aislamiento, mucho más light (y ahora explicamos porque), permite solamente a las personas esenciales poder trasladarse sin ningún inconveniente: cruzar de provincia a Capital o viceversa, circular fuera del barrio de donde vive, etc., etc. Mientras que los vecinos solamente podrán hacer sus compras dentro del barrio donde viven y las reuniones sociales de todo tipo quedan completamente prohibidas.

Por su parte el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, habló minutos después de que el presidente se pronunciara y reafirmó los dichos de este, que los casos siguen aumentando y que es necesario tomar medidas restrictivas fuertes para combatir a este enemigo invisible.

Pero del dicho al hecho… son varias las medidas que se decretaron mediante el DNU, pero es el vecino quien determina si esas medidas se cumplen o no, es por eso que citamos algunas de las medidas y como se hace para “cumplirlas”:

El transporte público: solo podrá ser utilizado por personal esencial, entre los que se encuentran: personal de salud, periodistas, repartidores de delibery y “cualquier otra persona que quiera subir a un colectivo y no tenga que cruzar la Gral. Paz”. ¿Por qué digo este último? Porque no hay policías o personal que chequee que cada pasajero que sube a un colectivo tenga permiso o no, ni siquiera el mismo chofer puede realizar ese chequeo, así que con solo subir al colectivo ya está.

Ahora bien, si se quiere cruzar de Capital a Provincia, solo se podrá por los accesos habilitados. De los 127 accesos, 71 fueron vallados y en el resto hay personal policial y de gendarmería que pide el permiso que lo habilite. (Las veces que me lo pidieron solo fue un vistazo rápido y el control se redujo a ver si tenía el permiso o no, así que con mostrar un permiso viejo ya quedas habilitado)

Comercios: los comercios esenciales pueden seguir trabajando libremente, mientras que los no esenciales deberán hacerlo de la puerta hacia afuera. Lástima que estos días fueron lluviosos, sino seguramente la gente “respetaría” el no ingresar a los locales para poder comprar, como un par de zapatillas o incluso chocolates.

Los Clubes y Parques: en este caso el golpe es duro y el cierre definitorio, ya que casi todas las plazas tienen rejas y es el Gobierno porteño el que tiene la llave y puede cerrar o no una plaza. Los clubes por su parte no tienen mucha alternativa y se limitan a acatar la nueva normativa.

Las Clases: el tema que trajo mucha controversia terminó como los clubes, sin presencialidad hasta el 31 de Mayo y los 3 días de ausencia (miércoles, jueves y viernes) serán recuperados en el mes de Diciembre.

Como dijimos, hay gente que se apega al protocolo, pero estamos en un país donde la economía pende de un hilo y vivimos del día a día, así que es perfectamente razonable que los comerciantes hagan todo lo posible para sobrevivir, ya que a ellos los impuestos se los siguen cobrando a pesar de que los obligan a cerrar. Como dice el nuevo lema “Si me obligan a cerrar, quiero que cierre todo, no pago un impuesto más”.